lunes, 9 de agosto de 2010

Cristo y La Ley el equilibrio perfecto:5) La Ley y el Evangelio


CUANDO los judíos rechazaron a Cristo, rechazaron el fundamento de su fe. Y, por otro lado, el mundo cristiano de hoy, que pretende tener fe en Cristo pero rechaza la ley de Dios, está cometiendo un error similar al de los engañados judíos. Los que profesan aferrarse a Cristo, centralizando sus esperanzas en él, al paso que manifiestan su desdén por la ley moral y las profecías, no están en una posición más segura que la que adoptaron los judíos incrédulos.

No pueden llamar a los pecadores al arrepentimiento en una forma comprensible, pues son incapaces de explicar adecuadamente de qué deben arrepentirse. El pecador, al ser exhortado a abandonar sus pecados, tiene derecho a preguntar: ¿Qué es pecado? Los que respetan la ley de Dios, pueden responder: Pecado es la transgresión de la ley. Confirmando esto, dice el apóstol Pablo: No hubiera conocido el pecado sino por la ley.

Sólo los que reconocen las demandas válidas de la ley moral pueden explicar la naturaleza de la expiación. Cristo vino para mediar entre Dios y el hombre, para hacer al hombre uno con Dios, poniéndolo en obediencia a la ley divina. No había poder en la ley para perdonar a su transgresor. Sólo Jesús podía pagar la deuda del pecador. Pero el hecho de que Jesús haya pagado la deuda del pecador arrepentido, no le da a él licencia para continuar transgrediendo la ley de Dios, sino que debe, de allí en adelante, vivir en obediencia a esa ley.

La ley de Dios existía antes de la creación del hombre, o de lo contrario Adán no podría haber pecado. Después de la transgresión de Adán, los principios de la ley no fueron cambiados, sino que fueron difinidamente ordenados y expresados para responder a las necesidades del hombre en su condición caída.

Cristo, en consejo con su Padre, instituyó el sistema de ofrendas de sacrificio para que la muerte, en vez de recaer inmediatamente sobre el transgresor, fuera transferida a una víctima que prefiguraba la ofrenda, grande y perfecta, del Hijo de Dios.

Los pecados de la gente eran transferidos simbólicamente al sacerdote oficiante, que era mediador del pueblo. El sacerdote no podía por sí mismo convertirse en ofrenda por el pecado y hacer expiación con su vida, porque también era pecador. Por lo tanto, en vez de sufrir él mismo la muerte, sacrificaba un cordero sin defecto.

El castigo del pecado era transferido al animal inocente, que así llegaba a ser su sustituto inmediato y simbolizaba la perfecta ofrenda de Jesucristo. Mediante la sangre de esta víctima, el hombre veía por fe en el porvenir la sangre de Cristo que expiaría los pecados del mundo.
El propósito de la ley ceremonial
Si Adán no hubiera transgredido la ley de Dios, la ley ceremonial nunca hubiera sido instituida. El Evangelio de las buenas nuevas fue dado primero a Adán cuando se le declaró que la simiente de la mujer aplastaría la cabeza de la serpiente. Y esto fue transmitido a través de generaciones sucesivas a Noé, Abrahán y Moisés. El conocimiento de la ley de Dios y del plan de salvación fueron impartidos a Adán y Eva por Cristo mismo. Ellos atesoraron cuidadosamente la importante lección y la transmitieron verbalmente a sus hijos y a los hijos de sus hijos. Así fue preservado el conocimiento de la ley de Dios.

En aquellos días, los hombres vivían cerca de mil años, y los ángeles los visitaban con instrucciones directas de Cristo. Se estableció el culto de Dios mediante ofrendas y sacrificios, y los que temían a Dios reconocían sus pecados delante de él y miraban hacia el futuro con gratitud y santa confianza en la venida de la Estrella matutina, que guiaría a los caídos hijos de Adán hacia el cielo mediante el arrepentimiento ante Dios y la fe en nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Así se predicaba el Evangelio en cada sacrificio y las obras de los creyentes revelaban continuamente su fe en un Salvador venidero. Jesús dijo a los judíos: "Si creyeseis a Moisés, me creerías a mí, porque de mí escribió él. Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras?" (Juan 5: 46, 47).

Sin embargo, era imposible que Adán, con su precepto y ejemplo, detuviera la marea de calamidades que su transgresión había traído sobre los hombres. La incredulidad penetró en los corazones de los hombres. Los hijos de Adán muestran el ejemplo más antiguo de los dos diferentes procederes seguidos por los hombres en cuanto a las demandas de Dios. Abel vio a Cristo figurado en las ofrendas de sacrificios. Caín era incrédulo en cuanto a la necesidad de los sacrificios. Rehusó comprender que Cristo estaba simbolizado por el cordero muerto; la sangre de los animales le parecía a él sin valor. El Evangelio fue predicado tanto a Caín como a su hermano, pero fue para él [Caín] un sabor de muerte para muerte, porque no quería reconocer, en la sangre del cordero sacrificado, a Jesucristo, el único medio dispuesto para la salvación del hombre.

Nuestro Salvador, en su vida y en su muerte, cumplió todas las profecías que lo señalaban, y fue la sustancia de todos los símbolos y las sombras representados. Guardó la ley moral y la exaltó como representante del hombre al responder a sus demandas. Los israelitas que se volvieron al Señor y aceptaron a Cristo como a la realidad prefigurada por los sacrificios simbólicos, discernieron el fin de aquello que iba a ser abolido. La oscuridad, que a manera de un velo cubría el sistema judío, fue para ellos como el velo que cubrió la gloria del rostro de Moisés.

La gloria del rostro de Moisés fue el reflejo de aquella luz que trajo Cristo al mundo para beneficio del hombre. Mientras Moisés estuvo aislado en el monte con Dios, el plan de salvación, que data de la caída de Adán, le fue revelado en una forma impresionante. Supo entonces que el mismo ángel que estaba guiando las andanzas de los hijos de Israel había de ser revelado en la carne. El amado Hijo de Dios, que era uno con el Padre, iba a hacer a todos los hombres uno con Dios, a los que creyeran en él y confiaran en él. Moisés vio el verdadero significado de las ofrendas de sacrificios. Cristo enseñó a Moisés el plan evangélico, y mediante Cristo, la gloria del Evangelio iluminó el rostro de Moisés de modo que el pueblo no pudo mirarlo.

Moisés mismo no tuvo conciencia de la resplandeciente gloria que reflejaba su rostro y no supo por qué los hijos de Israel huían de él cuando se les aproximaba. Los llamó, pero no se atrevieron a mirar ese rostro glorificado. Cuando Moisés supo que el pueblo no podía mirar su rostro debido a su gloria, lo cubrió con un velo.

La gloria del rostro de Moisés fue grandemente penosa para los hijos de Israel debido a sus transgresiones de la santa ley de Dios. Esto es una ilustración de los sentimientos de los que violan la ley de Dios. Desean apartarse de su penetrante luz, que es un terror para el transgresor, al paso que parece santa, justa y buena para el fiel.

Sólo los que tienen un justo aprecio por la ley de Dios, pueden estimar debidamente la expiación de Cristo que se hizo necesaria por la violación de la ley del Padre. Los que sostienen la opinión de que no hubo Salvador en la antigua dispensación, tienen un velo tan oscuro sobre su entendimiento, como el que tuvieron los judíos que rechazaron a Cristo. Los judíos reconocían su fe en un Mesías venidero mediante las ofrendas de sacrificios que simbolizaban a Cristo. Sin embargo, cuando apareció Jesús, cumpliendo todas las profecías acerca del Mesías prometido, y haciendo obras que lo señalaban como al divino Hijo de Dios, lo rechazaron y rehusaron aceptar la evidencia más manifiesta de su verdadero carácter. Por otro lado, la iglesia cristiana, que profesa la más grande fe en Cristo, al despreciar el sistema judío, virtualmente niega a Cristo, que fue el originador de toda la dispensación judía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada