sábado, 21 de mayo de 2011

¡NO Os Engañéis!

¡NO Os Engañéis!

De acuerdo a la Biblia, para poder entrar al Reino de Dios después de haber “nacido de nuevo” Usted DEBE DE:


Atravesar muchas tribulaciones (Hechos 14:22).
Dar buen fruto o ser echados al lago de fuego (Juan. 15:6; Mateo 7:19; 3:10).
Sembrar para complacer al Espíritu para cosechar vida eterna (Gálatas 6:8).
Permanecer firmes ante el aborrecimiento hasta el fin para ser salvos (Mateo 10:22).
Hacer lo que es correcto para ser justos (1 Juan 3:7,8).
Por medio del Espíritu hacer morir las obras de la carne para vivir (Romanos 8:13b).
Perseverar en hacer el bien para que Dios le de vida eterna (Romanos 2:7).
Vivir en Santidad o la segunda muerte tendrá poder sobre usted (Hebreos 12:14; Apocalipsis 20:6).
Perdonar a otros que pecan contra usted para que sus pecados puedan ser perdonados (Mateo 6:14,15) y así usted no será inculpado una vez más por sus pecados previamente perdonados (Mateo 18:21-35).
Continúe creyendo en Jesús para que usted viva y nunca muera (Juan 11:25,26).
Manténgase en la enseñanza de Cristo o estará sin Dios ni vida eternal (2 Juan 9; 1 Juan 2:24,25).
Manténgase firme a la palabra que Pablo predicó para que su creer no sea en vano (1 Corintios 15:2).
Guárdese a sí mismo de los ídolos (1 Juan 5:21), pues todos los idólatras serán lanzados al lago de fuego (Apocalipsis 21:8).
Retenga firme hasta el fin la confianza que usted tuvo al principio de participar en Cristo (Hebreos 3:14).
Permanezca fiel a Dios hasta el mismísimo fin y así usted no será dañado por el lago de fuego (Apocalipsis 2:10, 11 cf. 21:8).
Continúe haciendo la voluntad de Padre Celestial para que viva para siempre (Mateo 7:21; 1 Juan 2:17).
Ame a Dios, pues el reino de Dios ha sido preparado para todos aquellos que lo hacen así (1 Corintios 2:9; Santiago 2:5).
Retenga su valor y la esperanza en la cual se gloría para seguir siendo la casa de Dios (Hebreos 3:6).
Aborrezca su vida en este mundo para guardarla para vida eternal (Juan 12:25).
Siga haciendo un esfuerzo agonizante para entrar por las puertas del reino de Dios porque muchos que intentarán de hacerlo no entrarán (Lucas 13:23,24).
Mantenga su fe y buena conciencia para prevenir el naufragio de su fe (1 Timoteo 1:19).
Manténgase usted mismo puro (1 Timoteo 5:22) porque los puros de corazón verán a Dios (Mateo 5:8).
Sea un seguidor vencedor y fiel para que escape del lago de fuego (Apocalipsis  21:7,8; 2:10,11; 17:14).
Piense en lo que el Espíritu desea para vivir de acuerdo a con el Espíritu (Romanos 8:5).
Continue en la bondad y la fe de Dios o será desgajado como los judíos (Romanos 11:19-23).
Tema (y no sea arrogante) para no ser desgajado como los judíos (Romanos 11:20).
Discipline su cuerpo u hágalo su esclavo para que no ser descalificado (1 Corintios 9:27).
Siga refrenando su legua o su religión será inútil (Santiago 1:26).

 Si usted es uno de los pocos que escapan del Infierno
 para entrar en el Reino de Dios, será porque usted está confiando en, y fielmente sigue a JESUS que lo ha salvado soberanamente


¡NO Os Engañéis!
De acuerdo a la Biblia, para poder entrar al Reino de Dios después de haber “nacido de nuevo” Usted NO DEBE DE:


Negar a Cristo o él lo negará a usted (Mateo 10:33).
Vivir de acuedo a la naturaleza pecaminosa o usted morirá espiritualmente (Romanos 8:13).
Negar a Dios por medio de vivir una vida sin santidad (1 Tesalonicenses. 4:7,8).
Deshonrar a su propio templo o Dios lo destruirá a usted (1 Corintios 3:17).
Extraviarse de la verdad y permanecer impenitente (Santiago 5:19,20).
Salvar su vida o usted la perderá (Mateo 16:25,26 cf. Mateo 10:28; Apocalipsis 12:11).
Volverse tibio y permanecer tibio o será vomitado del cuerpo de Cristo (Apocalipsis 3:15,16).
Esconder su talento para que usted no sea arrojado en las tinieblas de afuera donde habrá lloro y crujir de Dientes (Mateo 25:24-30).
Creer por un tiempo y en el momento de la prueba “tropezar” (Lucas 8:13 cf. Mateo 13:21).
Sembrar para satisfacer la naturaleza pecaminosa pues aquellos que hacen así cosecharán destrucción (Gálatas 6:8).
Vivir de acuerdo a los hechos de la naturaleza pecaminosa o usted no heredará el Reino de Dios (Gálatas 5:19-21).
Abandonar al Padre para vivir una vida de pecado desenfrenado o usted se volverá espiritualmente muerto y perdido (Lucas 15:24,32).
Volverse borracho, sexualmente inmoral, avaricioso, mentiroso, etc., lo cual le causara el que no herede el reino de los cielos sino por el contrario terminar en el lago de fuego (1 Corintios 6:9,10; Gálatas. 5:19-21; Efesios 5:5-7; Apocalipsis 21:8; 22:15; Marcos 7:20-23).
Adorar a la bestia, su imagen o recibir su marca, porque todos los que lo hagan serán atormentados por siempre en azufre ardiente (Apocalipsis 14:9-12).
Quitar palabras de este libro de profecía haciendo que Dios le quite su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa (Apocalipsis 22:19).
Predicar un evangelio falso y convertirse en un eternamente condenado (Gálatas 1:8,9).
Manchar sus ropas espirituales y permanecer así o usted será indigno de estar con Jesús (Apocalipsis 3:2-5).
Olvidar a Jesús y a Dios como su primer amor y permanecer impenitente o perderá su derecho al árbol de la vida en el paraíso de Dios (Apocalipsis 2:4-7).
Escojer ser amigo de este mundo o usted se convertirá en un enemigo de Dios (Santiago 4:4).
Mirar hacia atrás ahora que usted ha puesto sus manos en el arado o usted no será digno del reino de Dios (Lucas 9:62).
Voverse impuro, indigno o engañador o usted no entrará a la Nueva Jerusalén (Apocalipsis 21:27).
Caer de la gracia o Cristo no será de ningún beneficio a usted (Gálatas 5:4).
Ser vencido por el mal sino al contrario vencer el mal con el bien (Romanos 12:21).
Abandonar a Dios o él lo abandonará a usted y usted perecerá (2 Crónicas 15:2; Isaías 1:28).
Volverse a caminos torcido y mezclarse con malvados (Salmos 125:5).
Desviarse del sendero del entendimiento y apacentarse con lo que están espiritualmente muertos (Proverbios 21:16).
Apartarse de su justicia y hacer el mal o usted morirá espiritualmente (Ezequiel. 3:20; 18:24; 33:18; Romanos 8:13).
Pensar que usted está firme o usted podrá caer (1 Corintios 10:12 cf. 2 Pedro 1:5-10).

Si usted es un reincidente, arrepiéntase y vuelva a Dios para servirle a él y así volver de su condición espiritualmente perdida y muerta.

Por COMUNIDAD BIBLICA DE LA GRACIA DE JESUCRISTO en cooperacion con Ministerio Alcance Evangelistico D.C. Outreach

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada